martes, 20 de diciembre de 2011

Hoy le cedí el asiento a un viejo en el colectivo y me regaló un chupetín de frutilla.
Casi le digo que soy diabética para verle la cara, pero me contuve.

Reprima al hijo de puta que tiene adentro!

5 comentarios:

  1. Pero ni a palos se lo acepto, mirá si tiene cocaína o algo (comentario de toda madre "jamas aceptes cosas de extraños").

    Saludos loca! :)


    http://barby-gs.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Jaja, pero qué amor el viejo che!
    La mayoría ni te agradece...

    ResponderEliminar